LaResPública Rotating Header Image

Zaffaroni y los checks & balances

Anteayer en La Nación publicaron un resumen de una disertación de Zaffaroni acerca de la necesidad de una reforma constitucional. Básicamente, los puntos en cuestión serían los siguientes:

  • “El modelo presidencialista está agotado en la Argentina. Ya no ofrece ningún efecto positivo y hasta es dañino.” (…) El sistema presidencialista “amenaza con llevarnos a un desorden total. Es un error creer que es más efectivo. Tenemos que pensar en el establecimiento de gobiernos fuertes, pero fuertes institucionalmente porque cuentan con el legítimo respaldo de una mayoría parlamentaria”.
  • “Nuestros controles constitucionales son débiles. Tenemos que ir en busca de más chequeos y balances” (La disertación fue en Londres, asumo que la traducción libre corre a cargo del periodista)
  • “Estamos siendo testigos de la desaparición de los partidos políticos -destacó-. Elegimos a nuestros representantes mediante un sistema electoral proporcional que tiende a la atomización de las fuerzas políticas. Esto divide y debilita al Congreso, el cual pierde tanto su poder de contención del Ejecutivo como el de legislar, abriendo así el camino a “decretos de emergencia”, una práctica que ha sido nefasta para nuestro país.”

Sé que criticar citas aisladas está muy lejos de ser un mecanismo ideal, pero es lo que hay. Encuentro varios problemas, y habría que remarcarlos.


Empiezo por el final, como corresponde. Zaffaroni dice que el sistema electoral proprocional “atomiza las fuerzas políticas”, haciendo poco efectivo al Congreso, y abriendo las puertas a los abusos del Ejecutivo. La realidad dice un poco lo contrario: bajo el sistema proporcional, el partido mayoritario (FPV-PJ) tiene 114 de 254 bancas en Diputados. Sumando aliados “transversales” y “concertados”, son algunos más. ¿Eso es atomización del poder? Podría valer para la oposición, si no fuera porque ésta está efectivamente atomizada. No tiene nada de malo que las fuerzas opositoras estén divididas si piensan distinto. En todo caso, el problema parece ser la falta de proporcionalidad: la oposición pierde sobre todo en provincias chicas, donde los partidos grandes se quedan con todos los cargos legislativos en disputa. Si la distribución de cargos fuera proporcional al nivel país, la oposición tendría una fuerza parlamentaria acorde a su verdadera fuerza electoral (hoy alrededor del 50%, sumando los distintos sectores).

Por otra parte, ¿no existen democracias fuertes con parlamentos atomizados? ¿Qué pasa con Israel, Holanda o Suiza?

Pasando al punto acerca del sistema presidencial: ¿no es acaso este el sistema que presenta una división de poderes más clara? El parlamentarismo puro combinado con un sistema electoral que beneficie a las mayorías (como parece pedir Zaffaroni) podría tener consecuencias desastrosas acá. Básicamente, estaríamos replicando al sistema inglés, pero alimentado por una poderosa maquinaria política clientelar. Es una invitación a la tiranía caudillista.

En cuanto al otro punto, la necesidad de frenos y contrapesos efectivos, estoy de acuerdo en que hacen falta. Pero no pasan por el sistema electoral o la forma de gobierno.

6 Comentarios

  1. Sine Metu dice:

    el problema no está en el gobierno sino en la gente.
    es la gente la que tiene que ponerle límite al poder político.

    Me quedo con la segunda cita que hacés.
    Chequeos y balances es la traducción de checks and balances.
    Podés encontrar más al respecto en mackinlays.blogspot.com

    la manera de contrarrestar el poder del gobierno debe ser oponiéndole resistencia desde la gente mediante el voto, además de la participación.

  2. Este Zaffaroni no entiende nada de presidencialismo y parlamentarismo, eh. Se lo vengo diciendo hace como un año que dice boludeces…

  3. Alejandro dice:

    Sine Metu: Siempre traduje “checks and balances” como “frenos y contrapesos”. “Cheques y balances” suena más contable que jurídico. Comparto la cuestión del voto como herramienta de resistencia. Lo que falta no son instituciones, sino voluntad de resisitir.

  4. Leonela dice:

    Siento que en sí, tendría razón en plantear que hay problemas con respecto a los checks and balances, sin embargo que vuelva a los libros a releer y aclarar sus ideas con respecto (coincido con la persona que hace referencia a cheques y balances en el ambito contable). El espiritu de las leyes de Montesquieu seguro podrá aclarale un poco las ideas o si queire algo actual lea Roberto Gargarella. En fin me parece que es una cuestión de ambas partes, en la sociedad reina un desencanto con la clase política en general sin embargo, nadie está interesado en que eso cambie, nadie hace nada todo queda en palabras somos muy pocos los que intentamos hacer algo. Y despues el sistema de control con respecto a los poderes entre si, luego de la gran reforma de 1994, claramente quedo desequilibrado, creo qeu deberían anlizar por nombrar algunos ELECCIONES INDIRECTAS, TÉRMINO DE LOS MANDATOS, DISTRITOS EXTENSOS, EJECUTIVO UNIPERSONAL, PODER DEL INDULTO EN EL PRESIDENTE, LA FACULTAD EJECUTIVA DE DESIGNAR FUNCIONARIOS PÚBLICOS, EL PODER DEL VETO EN EL EJECUTIVO, DURACIÓN DE LOS MANDATOS, LA INDEPENDENCIA D ELOS JUECES EL DERECHO A MODIFICAR LA CONSTITUCION, DESNATURALZACIÓN DEL SENADO!!! Estas son solo algunas, pero se tiene que tener la metne abierta para poder analizarlas y ser críticos al respecto cuando se está adentro, y llegan los canbios (y no los cambios de Kirchner) los cambios de verdad no es riesgoso pensar que yo soy uno de los cambios mejor dejar las cosas como están total, yo donde esto estoy bien eso creoq eue s la mentalidad reinanate en la clase politica, la domianante hay politicos que no piensan asi sin embargo los bajan de un ondazo antes de que suban…

  5. Alejandro dice:

    La mitad de los “desequilibrios” mencionados no me parecen tan desequilibrados, y la mayoría no son de 1994 sino de 1853/60. El ejecutivo siempre fue unipersonal, siempre pudo designar funcionarios, siempre pudo vetar, siempre pudo indultar, etc.

  6. [...] contra el sistema presidencialista en La Nación. Ya se había comentado antes en este blog, y me pareció una gran taradez. Pero ahora el argumento cambió: [Zaffaroni] Indicó que “Latinoamérica en los últimos 25 [...]

  • Suscribite RSS